Creciendo con David

Creciendo con David

Mi pequeño rincón

Soy una madre con un hijo precioso, un trabajo que me llena y un marido que me cuida. Trato de compaginar día a día todas esas cosas sin morir en el intento.

Cuando fuí madre, tuve la necesidad de explicar cómo me sentía y empecé a escribir pequeños textos para mi, con el fin de que en un futuro mi pequeño pudiese leerlos y entender qué sentía cuando él aún era un renacuajo. Sin embargo, poco a poco me fui dando cuenta que quería explicárselo también al mundo.

Este es mi pequeño rinconcito donde contar todas las experiencias que tenga como madre desde un punto de vista personal y reflexivo. Ser madre es algo único y exclusivo, y cada una lo siente a su manera.

Yo, por ejemplo, soy gran defensora de dar el pecho a los hijos. Pero jamás miraré con desprecio a aquellas madres que prefieran dar el biberón. Cuando aún no era madre no entendía cómo había madres que no preferían dar el pecho, pero ahora que estoy en el mundo me he dado cuenta que hay muchos motivos que llevan a las madres a dar el biberón en lugar del pecho. Y son totalmente respetables. No todas tenemos tampoco la misma genética, y muchas veces se quiere pero no se puede.

Sólo quiero mostrar mi forma de vivirlo y sentirlo, revelar todo lo que aprenda durante esta andanza y compartir mi día a día y el de mi hijo. Amo escribir. Es un hobby que tengo desde pequeña, y a mis padres les parecía una faceta preciosa en mi. Y me siento orgullosa de poder enfocarlo hoy por hoy a mi hijo.

No quiero que este blog sea un monólogo. Quiero aprender también de todos vosotros. Vuestras vivencias me harán crecer como madre, y espero que las mias os sirvan también. Nadie te enseña a ser madre o padre, es algo que se aprende por el camino. Y no sólo hay una única forma de educar. Quiero compartir todo aquello que a mi me es útil y práctico, y descubrir juntos un nuevo mundo lleno de pequeños secretitos hasta ahora desconocidos.

Creo firmemente en que la forma en la que enseñamos a nuestros hijos vendrá determinada por la personalidad y caracter del pequeño, así como por la forma de ser de los padres.

Enseñádme cómo son vuestros hijos, en qué creéis que me confundo o cómo llevaríais vosotros las mismas situaciones que os relato en este pequeño blog.

Quiero destacar que no pretendo que estéis todos de acuerdo conmigo. Es totalmente lógico y normal la diversidad de opinión. Sólo deseo que impere el respeto sobre cualquier otra cosa, y que todas las discusiones se traten desde la educación. No toleraré insultos, vejaciones, faltas de respeto ni infamias. ¿Cómo vamos a enseñar a nuestros hijos esos valores si nosotros mismos no los cumplimos? Desde el otro lado de la pantalla es fácil acusar y criticar. Quiero que en este blog traspasemos esa barrera fría que Internet a veces es, y entendamos a los demás y aprendamos de ellos. Porque aunque no estemos de acuerdo con cosas, siempre podemos aprender de los demás. Podemos sorprendemos.

En definitiva, quiero haceros formar parte de este camino y me hagáis formar parte del vuestro.