Mamá ¡Tienes que dejar de ser la última!

Madre estresada

Cuando tienes hijos, por supuesto, los pones en primer lugar, y siempre lo harás (incluso cuando sean adultos). Pero el problema que algunos de nosotros podemos tener como madres, es que pasamos tanto tiempo cuidando a los demás que simplemente olvidamos que nosotros también somos importantes. Dejamos de trabajar en nuestros objetivos, dejamos de centrarnos en nuestra salud y descuidamos nuestra apariencia. Esto puede llevar al estancamiento, problemas de autoestima y problemas de salud mental – dar demasiado ciertamente no es un crimen, pero es crucial que pienses en ti mismo también. Mamá, así es como puedes dejar de ser la última todo el tiempo.

Construye tus habilidades

Hay muchas maneras en las que usted puede desarrollar sus habilidades, incluso en el tiempo limitado que ha estado cuidando a sus hijos. Usted podría comenzar un negocio desde su casa, comprando y vendiendo cosas con fines de lucro. Tener un diseño profesional de un sitio web, y considerar la utilización de una empresa de marketing para la promoción. Puede utilizar herramientas como redes vps para almacenar en línea fechas importantes relacionadas con su empresa. Podrías hacer un blog, o podrías ser freelance, hay un montón de sitios que te ayudarían a empezar. Todo esto se vería muy bien en su currículum y le permitiría aprender cosas nuevas, y como bono podría ganar dinero para su familia. Podrías estudiar un curso en línea, hacer un curso en persona o empezar un nuevo pasatiempo. Todas estas son formas productivas de pasar el tiempo libre que tengas. Ellos pueden ayudarte a trabajar hacia tus metas, a mantener una identidad fuera de ser padre y también podrían mejorar tu empleabilidad.

Consiéntase

Una cosa que muchos padres tienden a hacer es descuidar su apariencia. Sus hijos pueden parecer inmaculados, pero usted constantemente se queda sin ellos. Tal vez sea una limitación de tiempo o dinero o tal vez no veas el punto – sin embargo, es algo que bien vale la pena hacer. Te sentirás mejor contigo mismo, lo que puede aumentar tu autoestima, es más que sólo – la forma en que nos vemos realmente afecta la forma en que nos sentimos. Prepara un baño caliente, usa un acondicionador profundo y una máscara facial. Visita la peluquería y cómprate un traje nuevo de vez en cuando. Usted trabaja duro y se lo merece, no hay necesidad de sentirse mal si sus hijos ya tienen todo lo que necesitan!

Pasar tiempo con amigos

Por mucho que todos vivamos nuestros hijos, pasar tiempo con otros adultos en ocasiones puede ser crucial para despejar nuestra mente! La conversación de adultos con personas que “lo entienden” y con las que podemos relajarnos y divertirnos es realmente buena para el alma. Arregle una cita de vez en cuando para que usted y sus amigos puedan reunirse y disfrutar de una velada. Sin niños, haciendo cosas que te gustan, ya sea ir a un concierto, salir a comer o simplemente tomar unas copas en casa.

Mamá, ¿eres culpable de ponerte constantemente en último lugar?


Cuidado no tóxico para el bebé

Cuidado no tóxico para bebés

Hoy en cómo cuidar a tu bebé

Investigación sobre pañales desechables y toallitas húmedas para bebés

Los pañales y toallitas húmedas son imprescindibles para todos los padres durante los primeros años de la vida de cada niño. Y con todas las marcas que existen, ¿cuáles no son tóxicas y no contienen sustancias químicas que puedan afectar las hormonas del bebé? Nos encontramos con problemas cuando empezamos a preguntarnos de qué están hechos esos pañales. La mayoría de los fabricantes no son transparentes sobre los ingredientes que utilizan y eso es completamente legal, pero deja a los consumidores con muchas preguntas. Los fabricantes de pañales y toallitas húmedas no están obligados por ley a revelar la totalidad de los materiales e ingredientes que componen sus productos, y sólo existe una pequeña investigación sobre el tema. Pero no se preocupe, Mamavation está aquí para ayudar! Usted ha confiado en nosotros para exponer los peligros del glifosato en los cereales de avena y las compañías que lo están exponiendo, para ayudar a su bebé a construir un sistema inmunológico fuerte y para encontrar las paletas más seguras para sus hijos. Ahora únase a nosotros mientras examinamos el misterioso mundo de la higiene de las nalgas de los bebés y exponemos los productos químicos comunes y peligrosos que quizás no conozca.

La construcción de un pañal: ¿Qué diablos hay dentro?

Echemos un vistazo más de cerca al maquillaje de un pañal. Los pañales desechables están hechos de una sábana superior, la capa absorbente en el centro y una sábana trasera. Cada capa se puede hacer con o sin productos químicos tóxicos, por lo que es importante que se informe sobre los materiales típicos de los pañales y sus alternativas más seguras.

Los pañales desechables convencionales usan polipropileno para la capa superior de la sábana que toca la piel del bebé. En la capa central, casi todos los pañales desechables en el mercado contienen un polímero superabsorbente (SAP) llamado poliacrilato de sodio que trabaja para absorber y atrapar el líquido que contiene. De acuerdo con los documentos MSDS de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional de los Estados Unidos (OSHA), el poliacrilato de sodio es completamente seguro y no irritante en su forma final, sin embargo, está basado en petróleo y puede estar contaminado con restos de ácido acrílico del proceso de fabricación.

El ácido acrílico a niveles superiores a 300 ppm tiene el potencial de ser dañino para la piel, especialmente en aquellos que pueden tener sensibilidad a él. Los pañales desechables también tienen un material de pelusa absorbente en la capa central, generalmente hecho de pulpa de madera. En los pañales convencionales, esta pulpa de madera se blanquea con cloro para hacerla blanca, y como sabemos, el cloro es tóxico y genera dioxinas que se sabe que causan cáncer en los seres humanos. Las dioxinas también alteran las hormonas, dañan el sistema inmunológico, inhiben el desarrollo adecuado y causan daño al sistema reproductivo.

El forro exterior o la sábana trasera de un pañal desechable es un material no tejido hecho típicamente de polietileno o plástico de polipropileno para crear la barrera impermeable.

Materiales e Ingredientes a Evitar en Pañales Desechables

Los productos químicos de preocupación en los pañales desechables incluyen compuestos orgánicos volátiles (COV), poliacrilato de sodio, dioxinas, plásticos a base de petróleo y fragancias sintéticas. Los adhesivos y lociones a menudo se agregan a los pañales desechables y también pueden contener aditivos y subproductos dañinos, por lo que es mejor evitar cualquier producto que los use o se niegue a revelar los ingredientes.

Hemos leído la información disponible sobre los materiales de los pañales y aplicado nuestra experiencia para crear una lista de productos químicos tóxicos de uso frecuente para evitarlos al comprar pañales.

Pulpa y pelusa blanqueada con cloro

El tributilestaño (TBT) ha sido incluido en la lista de compuestos prioritarios de la Unión Europea en el agua debido a sus características tóxicas, persistentes y de alteración endocrina. Los compuestos de TBT se han detectado en pruebas de sangre e hígado humano y son bioacumulativos.
VOCs incluyendo tolueno, etilbenceno, dipenteno y xileno. Estos son productos químicos que liberan gases y que pueden causar daño al hígado, los riñones, el sistema respiratorio y los pulmones.
La fragancia es un término general que incluye legalmente más de 3.000 productos químicos diferentes, y debido a las leyes que protegen los secretos comerciales, la combinación de ingredientes utilizados para crear fragancias no está sujeta a los requisitos de etiquetado. Esto significa que los fabricantes pueden utilizar tantos de los 3.000 ingredientes de fragancia como deseen en un solo producto y etiquetarlo con una sola palabra. Los ftalatos son la mayor preocupación con las fragancias químicas con exposición que causan serias dolencias incluyendo asma, daño al sistema reproductivo, y desarrollo cerebral dañado y funcionamiento del sistema inmunológico. Esta clase de productos químicos es particularmente problemática para los niños pequeños. La Academia Americana de Pediatría ha concluido que los ftalatos no son seguros para los niños.

Cualquier pañal con pulpa y pelusa blanqueada con cloro debe ser evitado. Es seguro decir que cualquier marca que no esté etiquetada como natural o ecológica probablemente contenga cloro. También tenga en cuenta que el lavado verde también ocurre en la industria del pañal. Por ejemplo, los pañales Huggies Pure y Natural. La capa externa está hecha de algodón orgánico, pero la capa interna está blanqueada con cloro, y ha habido reportes de quemaduras químicas en los pañales Pampers Dry Max. YIKES.

El gran problema de las toallitas húmedas para bebés

Obviamente es importante mantener el trasero de tu bebé limpio, pero ¿por qué es tan importante elegir la toallita adecuada para hacer el trabajo? Resulta que hay montones de productos químicos en las toallitas húmedas convencionales para bebés, y cuando se usan en la delicada piel de un bebé, especialmente cuando está irritado o roto, esos productos químicos emigran fácilmente al torrente sanguíneo. También hemos aprendido sobre la importancia de los conservantes para prevenir el moho, pero hay algunos desagradables que se usan en muchas toallitas para bebés en el mercado, incluyendo la metilisotiazolinona altamente tóxica, la hidantoína DMDM, los conservantes bronopolares y parabén que son inmunes y reproducen sustancias tóxicas y presuntas neurotoxinas. También son preocupantes otros ingredientes que incluyen petroquímicos, SLS, acetato de tocoferilo y lanolina, que pueden contener contaminantes peligrosos como formaldehído, dioxinas y residuos de pesticidas de los procesos de cultivo y fabricación, por no mencionar la fuente masiva de productos químicos que se esconden bajo el término genérico “fragancia”, como se mencionó anteriormente.

Las toallitas son una categoría difícil de interpretar porque hay muchos ingredientes involucrados, incluso en los más seguros, pero hemos hecho el trabajo y le recomendamos los siguientes peores infractores. Y no temas! Tenemos un montón de grandes alternativas para ti también.

Ingredientes a evitar en las toallitas húmedas desechables para bebés

Al igual que con los pañales, los materiales naturales y no tóxicos reducen el riesgo de irritación y la rozadura de pañal, las reacciones alérgicas y la exposición a sustancias químicas y fragancias peligrosas. Hay un puñado de ingredientes que hay que evitar al elegir toallitas húmedas para bebés, pero si tiene a mano esta lista, tendrá una buena idea de qué productos debe evitar con sólo leer la etiqueta, incluso si todos los ingredientes no están incluidos en la misma.

Fragancias y ftalatos sintéticos
Lauril sulfato de sodio (SLS) y sulfato de laurel de sodio (SLES)
Conservantes como metilisotiazolinona, hidantoína DMDM, bronopol, parabenos y fenoxietanol.
Petroquímicos, incluidos el propilenglicol y los ingredientes de PEG
Acetato de tocoferol
Triclosán
Alcohol
Lanolina (residuo de pesticidas)

 

 

Ver también La obediencia


¡Feliz Día de la Madre!

No soy muy partidaria de las fechas señaladas (esta y tantas otras), pero me parece una buena ocasión para recordar la inmensa suerte que tenemos de tener a nuestros pequeños con nosotras, para revivir momentos mágicos vividos junto a ellos, y fantasear con todas las experiencias maravillosas que aún nos quedan por vivir.

Porque ser mamás es lo mejor que nos ha pasado en la vida  y nuestros hijos son nuestros tesoros mas preciados.
Espero que disfrutéis de una maravillosa vida junto a ellos, y hoy tengáis un día fantástico.
Abracemos a nuestros hijos y agradezcámosles que estén con nosotras. Porque este día no sería posible sin ellos, hoy también es su día.

Y como regalo, aquí os dejo una preciosa ilustración hecha por una persona a la que quiero mucho.Felicidades a todas!


La obediencia

Me he dado cuenta de que en estos tiempos que corren, los padres y la sociedad en general valoran más a un niño obediente que a un niño feliz.
Hoy por hoy predomina el pensamiento de que los padres que educan bien a sus hijos, crían niños “socialmente correctos”, es decir, niños que te puedes llevar a cualquier parte porque se comportan correctamente y hacen caso a lo que dicen sus papás. Esos padres son aplaudidos por el resto por haber sido capaces de educar a sus hijos de la manera correcta..
Ahora bien, realmente es necesario “adiestrar” a tu hijo para que se este quietecito en una comida familiar o mientras los papás cenan con sus amigos? realmente le hace algún bien el tener que comportarse como un adulto desde su mas tierna infancia? o simplemente nos hace la vida mas facil?
Una vez más llego a la misma cuestión: en el tema de la crianza se valora solo en bienestar del niño o también juega un papel importante la comodidad de los padres? adaptamos nuestra vida a nuestros hijos o les educamos a ellos para que se adapten a la nuestra?
Creo que vivimos en un mundo de adultos y para adultos, donde los niños tienen un papel secundario y nuestra labor como padres es criar a nuestros hijos para que sean “adultos pequeñitos”. Que adornen y hagan gracia, pero que no den guerra y nos dejen seguir con nuestras vidas.
David no se puede considerar un niño obediente, pero puedo decir con total seguridad que es un niño feliz. Un niño al que se le está dejando comportarse como tal , sin exigirle cosas ilógicas para su edad. Un niño al que no se le riñe o castiga por tener una rabieta, o por ponerse “pesadito” cuando se aburre o cuando no quiere permanecer en un lugar.
Pero nosotros no somos aplaudidos por el resto de los papás, mas bien al contrario. El resto de papás no dicen “que buenos padres, que están  haciendo tan feliz a su hijo”. Porque en general, los niños felices  no son niños obedientes, de esos que se quedan calladitos en un rincón mientras sus papás hace sus cosas. Son simplemente niños. Y para el resto del mundo resultan más molestos.
Debido a todo esto he decidido ignorar abiertamente a todo aquel que me dice que David es desobediente, o que lo estamos malcriando. Y no es ni prepotencia ni pensar que hago las cosas mejor que nadie. Es simplemente que he aprendido que és observando a mi hijo como me puedo dar cuenta de si lo estoy haciendo bien o mal, y que a su vez esos conceptos son muy variables en función de las prioridades de cada uno.
Para mí , lo prioritario es que David sea un niño feliz, y estoy muy satisfecha porque lo estamos consiguiendo. El que obedezca o haga esto o aquello antes o después no nos parece fundamental.
Así que, a pesar de las críticas de muchos, nos mantendremos en nuestra posición. Ver sonreir a nuestro hijo  de la manera que lo hace, con sinceridad y sin dobleces, con una sonrisa que le sale del corazón, es nuestra mayor victoria. Todo lo demás es secundario.


Mamá a jornada completa

Hace un tiempo, a los pocos meses de nacer David,  en una conversación que mantuve con otras dos mamás trabajadoras, una le explicaba a la otra mi situación actual , diciéndole que yo era mamá a tiempo completo.

En principio, la conversación no habría tenido nada de malo, si de lo que se trataba era de contar la situación de cada una. Pero no era eso, ya que con su tonillo condescendiente y sus sonrisitas “compasivas” me estaban dando a entender que yo era alguien merecedora de lástima por dedicarme en exclusiva a cuidar a mi hijo.
La verdad es que, en ese momento de mi vida, inmersa como estaba en el puerperio, con las hormonas revolucionadas, muerta de sueño y con un pequeñin que me reclamaba constantemente, me hicieron sentir realmente mal. Pero poco a poco, conforme fué pasando el tiempo y me fuí reafirmando en mi condición de madre, esa sensación de ser “menos que nadie” fue dando paso a una profunda indignación.

Y es que aún me sigo preguntando porqué a las madres que tomamos la decisión de dejar de trabajar para criar a nuestros hijos se nos trata como a mujeres “de segunda”. Ni porqué algunas madres que han decidido seguir con su trabajo piensan que las que decidimos esto lo hacemos por comodidad,  por falta de inquietudes o por falta de capacitación.

Porque, si yo no critico la decisión o la necesidad de algunas de mantener su trabajo después de ser madre, se tiene que poner en tela de juicio mi decisión de no hacerlo?
Hoy por hoy, con las ideas bastante mas claras y las hormonas mas en su sitio, creo que ninguna de las dos opciones es criticable, puesto que cada una sabemos lo que es mejor para nosotras y para nuestra familia. Y que flaco favor nos estamos haciendo enredándonos en estas batallas absurdas.

En mi caso, el dedicarme a criar a David a tiempo completo ha sido la mejor decisión que he podido tomar. Me está permitiendo disfrutar de el al máximo.

Y, a raiz de su nacimiento, he descubierto que mi verdadera vocación es, en primer lugar, ser madre, y en segundo, leer y formarme para ayudar a otras madres a vivir su maternidad de una manera mas consciente.
Así que, en contra de algunas opiniones, claro que tengo inquietudes!!! solo que no están orientadas hacia el mundo laboral…
Así que quien quiera tratarme como una “maruja” por ello, que lo haga. Yo voy a seguir siendo mamá a jornada completa todo el tiempo que mi economía lo permita.
Y con la cabeza bien alta!!