Mis primeras experiencias como Doula

Mis primeras experiencias como Doula

Como algun@s ya sabéis, días después de recibir mi diplomilla de doula llegó hasta mi la posibilidad de acompañar a una mujer como doula en prácticas, poniendo de esta manera en práctica los conocimientos adquiridos.

Yo siempre dije que hacía esta formación para mi, para crecer como persona y como mujer, para conocerme un poquito más.. pero que no me veía ejerciendo de Doula porque me siento muy insegura y poco capacitada para ello. Pero cuando la oportunidad se me puso delante me sorprendí a mi misma diciendo “SI” y deseando con todas mis fuerzas que saliera adelante, puesto que en mi fuero interno sabía que esa seguridad y convencimiento eran fugaces y que, o empezaba ahora, o posiblemente no lo hiciera nunca.

Y una vez más, el universo dijo si a mi deseo, concediendome además un regalito extra… hacer mi primer acompañamiento junto a otra hermanita de formación que siento muy complementaria a mi. El poder empezar de esta manera me ha hecho sentirme segura. Sé que entre las dos podemos hacer un gran trabajo.

Y todo está viniendo rodado… la pareja a la que vamos a acompañar es indísima, siento que hay una gran conexión con ellos, irradian amor por cada poro de su piel y tienen la mente muy muy abierta. Y no habeis leido mal, no vamos a acompañar a la mami… vamos a acompañar a la pareja. Como doula sé que el ideal es que el padre acuda a alguna reunión para que esté implicado, nos conozca, etc, puesto que somos un equipo, pero nos hemos encontrado con un papi que supera cualquier expectativa y que no quiere limitarse a acudir de vez en cuando, sino que quiere estar presente todo el tiempo que nosotras le dejemos. Es maravilloso.

LLevamos dos reuniones y tanto mi compi como yo estamos encantadas… sentimos que podemos aportar muchisimo y a su vez sabemos que esta familia nos va a enseñar un montón. Y es que nos van a hacer partícipes del momento mas hermoso e intenso de su vida, permitiendonos entrar en su intimidad, abriendose a nosotras… se os ocurre un regalo mas hermoso y enriquecedor?

Y bueno, hace un par de días la vida ha traido a mi casa a una personita maravillosa, embarazada también. LLegó a mi tienda por casualidad, a través de una tarjeta. Por otra extraña casualidad, resultó que vive al lado de mi casa. Y casualidad entre casualidades, resulta que anda buscando una doula. DE VERDAD CREEIS QUE TANTAS CASUALIDADES SON POSIBLES??? yo, que no creo en absoluto en las casualidades (y cada día menos) tengo la certeza de que teníamos que encontrarnos. Ella está entrevistandose con varias doulas, no sé si la acompañaré o no, pero me siento muy afortunada de que esten surgiendo a mi alrededor tantas oportunidades de hacer aquello que me gusta.

Ahora estoy empezando a dar mis primeros pasos como Doula, y poquito a poco me estoy definiendo y buscando en mi interior para conocerme en profundidad en esta nueva faceta de mi vida. Siento que tengo mucho que aportar y que solo se hace camino al andar. Así que me adentro en este nuevo camino con la mochila casi vacía, sin expectativas ni ideas preconcebidas, dispuesta a recoger todo lo que la vida me vaya enseñando. Dispuesta a disfrutar a tope de esta nueva etapa que tan feliz me hace y con la inmensa satisfacción que da el tomar consciencia de que, al fin, estoy haciendo todo lo que está en mi mano para conducir mi vida hacia donde quiero que vaya, con energía, esperanza y optimismo, sabiendo que para cumplir nuestros sueños solo tenemos que apostar por ellos.


El primer amigo de mi hijo

Esta mañana en el parque me he encontrado con una agradable sorpresa. Ayer hicieron la reunión en la guardería a la que irá David en septiembre, en la que conocí a la que será su profesora, y a los papás de sus futuros compañeros de clase.

Entre las mamás encontré varias caras conocidas del parque y del barrio, entre ellas la mamá de un pequeñin con el que David ha coincidido un par de veces, Mateo.
Al comienzo de curso, los nenes entran en la guarde cada uno un día,  y a David y Mateo les ha tocado entrar juntos el último día.
El caso es que esta mañana en el parque hemos coincidido con Mateo y su mamá, y por primera vez nos hemos parado a hablar un poco mas en profundidad acerca de la crianza de nuestros pequeñines.  Y resulta que opinamos de manera muy parecida!!!! me ha alegrado mucho el conocer a otra mamá en el barrio que cree en la crianza con apego, y con la que tengo muchas cosas en común.
Mientras nosotras charlábamos, David y Mateo jugaban tranquilamente.Es la primera ocasión en la que David muestra interés por otro niño.
Y es que ellos también tienen mucho en común…Con los niños que ya van a la guarde y los que son educados de otra manera, David no se siente identificado. Tienen otra forma de jugar y de comportarse que David no comparte y a los dos minutos de estar con ellos huye en busca de algo mas interesante que hacer, como explorar el parque o coger plantitas, mientras los otros niños permanecen en la arena con sus juguetes.

Mateo tiene una forma de actuar y jugar muy similar a David. Se iban cada uno por su lado a buscar sus cositas y luego se las mostraban uno al otro y cositas así. Compartían pero sin estar pegados todo el tiempo.

Así que hemos pasado una horita y pico super a gusto con nuestros nenes jugando alrededor tan contentos.

Vamos a tratar de vernos más, de fomentar esa posible amistad que puede surgir entre nuestros niños, ( y entre nosotras, por supuesto!!) y que les ayudará mucho en el duro momento de empezar la guarde ya que aunque no tendrán a sus mamás,  al menos se tendrán el uno al otro.

En fín, que espero que esto sea el comienzo de una bonita amistad!!!!


El deseado bebé que se resiste a llegar

Como algun@s ya sabeis, desde principios de año papá y yo andamos buscando un segundo embarazo.

David va a cumplir 3 años y sentimos que es un buen momento para completar la familia. David ya ha dejado atrás su etapa de bebé, ya no me necesita tanto, lo que me permitirá ofrecerle al bebé que llegue toda la presencia y el contacto que necesite.

Pero pasan los meses y el deseado bebé no llega…

Sé que no tengo que perder la calma y que no tiene porqué haber ningún problema, pero cada mes vivo la llegada de la regla como un fracaso y paso un par de días bastante malos. Sé que llegará cuando sea su momento, ni antes ni después, pero la espera se hace larga y es inevitable que en algún momento no surjan preocupaciones.

La búsqueda de un bebé es un momento maravilloso y muy especial y es una pena no disfrutarlo y que se convierta en un foco de preocupaciones y frustración. Por eso, cada mes, me esfuerzo en pensar en positivo, pensar que quiza el siguiente y tratar de mantener la calma.

Pero días como hoy, en los que descubro que un mes más me ha bajado la regla, no puedo evitar ver el vaso medio vacío.

En fin, paciencia y tiempo al tiempo…


Se nos pone otra vez enfermo

Bebé enfermo

Ya sabeis que con el tema del cole tengo mis mas y mis menos, pero, sin duda, lo que peor llevo hoy por hoy, es el tema de las enfermedades varias… siempre hay alguno malito!!!!

Nosotros tenemos mucha suerte con David porque, aunque es una raspita, tiene una salud de hierro y solo coge constipados (de momento nos vamos librando de las itis varias), pero no deja de ser un rollo porque está casi siempre con tos y mocos. Nos curamos del último (y digo nos curamos porque nos lo contagió a toda la familia) hace unas dos semanas y ahora ya está con otro!!!

Está claro que son muchos peques en clase y que los contagios son inevitables, pero creo que se podrían evitar en parte si los padres no los llevaramos al cole cuando están muy malitos. Los profesores siempre dicen que no llevemos a los niños con fiebre, pero la gente se lo pasa por el forro y a veces ves unas caritas en la puerta del cole que dejan bien claro que los pobres peques están fatal. Yo entiendo que en mi situación me veo hecho quedarme con David en casa porque trabajo desde ella y además tengo ayuda de los abuelos, y que cuando trabajas fuera de casa y no cuentas con ayuda la cosa se complica y a veces la única opción es llevarlos al cole. Pero también veo casos a diario de papis o mamis que no trabajan (desgraciadamente en España el no trabajar ahora es algo más que habitual) y que aún así llevan al cole a sus hijos aunque estén malitos (de la misma manera que los llevan cuando hay huelgas y, si te descuidas, los llevarían los fines de semana).

Yo creo que si, en la medida de nuestras posiblidades, nos quedaramos con nuestros peques en casa cuando están malitos, evitaríamos el hervidero de virus en el que se convierten las aulas. Además… todos sabemos lo desagradable que es ir a currar estando enfermos.. como llevamos a nuestros peques al cole estando malitos si podemos evitarlo?. Y por último, de momento estamos en Educación infantil, no pasa nada porque pierdan clase (como algunos padres argumentan… ni uqe se estuvieran sacando la carrera!!!) y no se nos exigen justificantes médicos, así que la decisión es nuestra.

Y os he soltado todo este rollo para contaros que mi peque vuelve a estar constipado… como se me va la pinza a veces!!!!


Las madres en el parque

Madres en el Parque

Esta tarde, en el parque con David, nos hemos parado un ratito con un par de conocidas y sus hijos.

Una de ellas ha sacado un paquete de gusanitos que David no ha tardado ni un segundo en devorar.

Entonces se me ha ocurrido hacer el inocente comentario de que a Papá fotógrafo no le gusta que el peque coma esas cosas y…no os vais a creer!..en pocas palabras me han venido a decir que menuda estupidez, que al fin y al cabo son patata, que abren el apetito y no se cuantas tonterías mas.

Esas mismas madres, como llevan a sus hijos a la guardería, me dicen que lo mejor para David y para los niños en general es la guardería.
Y son también las que,  por no mover el culo del banco tienen a sus niños toda la tarde en el mismo cuadradito de arena, diciéndome que hago mal al no obligar a David a estar allí, para que aprenda a relacionarse con otros niños.
Y esto son solo unos ejemplos de lo que me encuentro a diario en el parque.
Como imaginareis, trato de conversar lo menos posible con dichas mamas, pero no deja de sorprenderme esa capacidad suya para decidir lo que esta bien y lo que esta mal. Y como, por no cuestionarse nunca sus acciones, son capaces de defender lo indefendible.
Cuando las veo y reflexiono un poco sobre este tema me asaltan algunas dudas…
Porque cuando se trata de los hijos algunas personas carecen de autocritica? Porque necesitan desacreditar lo que hacen las otras mamas para apoyar su postura?  Porqué no se limitan a jugar y disfrutar con sus hijos, que es de lo que realmente se trata, en lugar de entrar en estas competiciones inútiles?
He llegado a la conclusión de que lo que les mueve a actuar así es la inseguridad y que no se cuestionan porque eso las enfrentaría a la realidad, a lo que realmente están haciendo por y con sus hijos.
Luego me encuentro con las otras mamas, con las que solo puedo cruzar un breve saludo por que, al igual que yo, no paran quietas corriendo y jugando con sus hijos.

Yo, al igual que esas mamas, no tengo tiempo para esos debates estériles en la arena, ni para criticar lo que hace esta o lo que no hace aquella..Yo dedico ese tiempo a mi pequeño, a verlo jugar, correr y a disfrutar de su compañía .Seguramente me tacharán de poco sociable y dirán que mi niño me tiene esclavizada. Pero yo vuelvo a casa, con David a brazos, sonriente y agotado de jugar. Y, al pasar, vemos a los niños en la arena, solos, serios, jugando con sus juguetitos  y a sus mamas en el banquito criticando lo que hace esta o lo que hace aquella, sin dedicar un solo minuto a estar con sus hijos..

A mi se me caería la cara de vergüenza.